Secretaría de Ética y Ejercicio Profesional

La Secretaría de Etica y Ejercicio Profesional le recuerda a nuestros colegas que continúa reuniéndose los días viernes de 16 a 18 hs.

Introducción

La Secretaría de Ética y Ejercicio Profesional inicia sus funciones a partir del 1 de abril de 2015, con el objeto de tomar bajo su responsabilidad y en el marco del nuevo plan de gestión propuesto por las actuales autoridades del Distrito XIII del Colegio de Psicólogos de Lomas de Zamora; la difusión empoderada de la ética profesional con el fin de velar por la dignidad y jerarquización de la profesión.

Partimos de considerar que Ética y responsabilidad subjetiva son dos conceptos inseparables, y en tal caso al asentarse en nuestra praxis, tendrá como base fundamental el “sufrimiento psíquico del sujeto en su contexto”. Es decir que, en el horizonte ético de todo profesional psicólogo deberá vislumbrarse como objetivo fundamental el cuidado de la salud mental de la población.

A fin de llevar a cabo el ejercicio de su práctica todo psicólogo deberá abordarla teniendo en cuenta dos dimensiones:

a) La dimensión normativa (códigos, leyes, pautas morales, etc.)  y

b) La dimensión clínica.

Es en la intersección entre ambas dimensiones donde el psicólogo deberá encontrar su posición responsable al momento de tomar decisiones éticas; las cuales incluirán un doble movimiento: estado del arte y singularidad en situación. 

VER INFORME SECRETARÍA DE ÉTICA Y EJERCICIO PROFESIONAL

 

a) La dimensión normativa:

La misma nos ubica dentro del campo de los deberes y derechos de todo profesional, tanto de aquellos que se desprenden de las leyes nacionales e internacionales, -dentro de las cuales merece una posición relevante la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948-; como así también los Códigos de Ética que rigen su práctica. Todo lo cual es materia de la Deontología.

Pero así como en la dimensión clínica hablamos del sujeto en contexto, en éste caso tenemos que hablar de un ejercicio profesional ubicado en el contexto de una profesión multi paradigmática y cambiante; es decir el estado del arte.

En ésta dimensión se promoverá, con el asesoramiento letrado provisto por el Colegio, la comprensión y la información acerca de las leyes que regulan nuestro ejercicio profesional

Asimismo se promoverá, la construcción de un consenso cultural acerca de la importancia de las mismas para un ejercicio profesional responsable.

b) La dimensión clínica

En la misma consideramos la responsabilidad del psicólogo respecto a sus actos clínicos tomando en cuenta que en todos los casos se da en el marco de la “singularidad en situación”.

La “dimensión clínica” debe entenderse como toda intervención que un profesional realiza tendiente a producir un efecto transformador en la situación para la que ha sido convocado, ya sea que se trate de la atención de un paciente en el marco de la privacidad de un vínculo terapéutico o ya sea en cualquier otra situación grupal, institucional o interinstitucional donde ocupe un lugar que lo habilite a intervenir.   Considerando que toda intervención que un psicólogo realiza será efecto de una lectura previa de las coordenadas transferenciales en las que se encuentre involucrado. 

CONSIDERACIONES GENERALES:

  1. Partimos de considerar el concepto de “transferencia” acuñado por S. Freud y re-elaborado por J. Lacan; puesto que si bien se trata de un concepto psicoanalítico, el mismo resulta válido para intervenir en cualquier ámbito y desde cualquier otra posición teórica ya que el psicólogo no podrá realizar ninguna intervención si no cuenta con ese lazo vincular del que es depositario.
  2. Partimos también de una mirada clínica respecto de ciertos avatares en el proceso de  formación de los psicólogos que han sido contratados por instituciones, ya sea públicas o privadas, pero también de aquellos que lo hacen en la soledad de un consultorio, donde no se cuenta con espacios de interlocución con otros colegas que le posibiliten ubicar la especificidad de su rol, tendiendo a adaptarse al paradigma de la profesión dominante o perdiendo la especificidad de su accionar en el campo de la interdisciplina.

Estos avatares tienden a desdibujar la consistencia de su práctica desjerarquizándola y dejándola al nivel de una ayuda solidaria, la que podría quedar en manos de cualquier persona –profesional o no- de buena voluntad.

 

OBJETIVOS BÁSICOS QUE SE PROPONE LA SECRETARÍA DE ÉTICA Y EJERCICIO PROFESIONAL:

  1. Prevención: Realizar acciones tendientes a reducir al mínimo posible los riesgos de mala praxis; para ello se tratará de difundir la importancia de la responsabilidad  profesional en función de lo deontológico, lo jurídico y lo clínico. 
    Previamente es necesario desmontar algunos mitos que circulan en nuestra profesión: “La Ética está relacionada con ciertas leyes que manejan los abogados”; “La Ética es una lectura extraña a la clínica”; etc.
  2. Jerarquización de la profesión: Tender a consolidar y dar consistencia a los paradigmas de nuestra práctica partiendo de la interrogación acerca de los actos que nos convocan  y evitar así caer en algunos de los extremos defensivos a los que, con frecuencia, puede arrastrar la impotencia: la omnipotencia academicista por un lado o el vasallaje, por el otro.
    Acompañar la construcción de una identidad profesional que no pierda de vista los distintos roles que se pueden ocupar en el cuidado de la salud mental, siempre considerados dentro de una singularidad en situación.
  3. Bregar por la dignidad del profesional: La cual debieraincluir un ejercicio éticoy serel producto de una lectura atinada en una situación clínica dada, y así  lograr con su intervención  iluminar un destello de verdad no revelado hasta entonces, abriendo un campo de credibilidad para sí y para la profesión en general que dignifique la práctica. 

 

 

Lic. Silvia Citarella          Lic. Osvaldo Ullrich          Lic. Lidia Millan          Lic. Alejandra González Langer